Si quieres hago una lista con todos mi defectos

Si quieres hago una lista con todos mi defectos porque debo empezar por ahí, soy honesta, a veces se me va la mano, debe tener que ver el Santandereano que lo llevo en la sangre. Tengo muchas cualidades, muchas muchas, pero también tengo miles de defectos y creo que voy a empezar por ahí diciendo que me callo demasiadas cosas y luego por cualquier bobada explotó.

Podría contarte que soy un desastre, que lloro mínimo tres veces a la semana, que pienso demasiado, que le doy mil vueltas a las cosas, que puedo ser insoportable , que a veces ni yo misma me aguanto,  que cometo mil errores al día y me arrepiento al instante, que soy experta en equivocarme sin quererlo, que compartir tu vida conmigo sería una autentica montaña rusa.

Podría decirte que tengo un tornillo por fuera, muchos odian eso de mí, muchos me critican, muchos se burlan, pero no es algo nuevo, desde la época de colegio los matones y populares del colegio solían llamarme ¨Showgirl¨ por eso en realidad siempre viví en mi mundo, escribiendo, canciones, versos y poemas, creé mi mundo dónde era feliz, dónde no habían matones y fui feliz. De esa época me quedan muy pocos amigos, están Maca y Caro que fueron las eternas de siempre, las que siempre respetaron mi locura, mi tornillo por fuera y me quisieron de verdad.

Podría decirte que tengo muchas marcas de mi pasado, que a veces salen y me recuerdan que soy humana, que mi corazón después de Alberto lo cerré con llave y juré que nadie más le iba a hacer daño.

Podría decirte que cuando apareciste en mi vida, no te estaba buscando, no te necesitaba, buscaba un man cool para salir a bailar, alguien con quien hablar de vez en cuando pero no buscaba nadie que me pusiera el corazón a moverse, o que despertará mariposas sin querer hacerlo.

Podría confesarte que aunque mi vida parezca perfecta y fantástica, no siempre lo ha sido y por esta razón cuido mucho a las personas que dejo entrar.

Podría confesarte que vivo muy sola, pero muy tranquila al mismo tiempo, he aprendido a amar mi independencia y amar que puedo hacer lo que se me de la gana, pues nadie depende de mi, ni yo dependo de nadie.

Podría confesarte que en los últimos 9 meses me he convertido en la mujer de mis sueños, en esa que siempre soñé ser de chiquita, cuando quería callar bocas, pero para lograr serlo me toco cerrar el corazón y no dejar a nadie entrar.

Pero, ¿sabes una cosa?

Yo no sé muchas cosas, y acá estoy escribiendo con una mascarilla en los ojos, y un vino que recibí gracias a los amigos de Dislicores voy a ser honesta, cómo me había jurado no volver a serlo.

Quiero que me leas, que me escribas, que me ayudes, que me escuches, que me prestes atención, que me hagas reír, que me motives a mejorar, que me ayudes a volar. Quiero que te hagas el payaso, que me hagas cosquillas, que me acaricies el pelo y espantes mis miedos.

Quiero que seas valiente, que sueltes los miedos, las dudas, los porque, los no, todas esas excusas que dejes de perder el tiempo, que seas valiente y le eches cojones, y que de una vez apuestes por mí.

Quiero que luches cada día a mi lado, ni delante de mí, ni detrás sino a mi lado. A mi altura. No quiero que me prometas un “para siempre” que se desgaste con el tiempo, quiero que me regales un “estoy contigo” cada día.

A cambio te ofrezco regalarte mis sonrisas, mil besos, aunque los días sean grises. Prometo curar todas las cicatrices que apagaron tus ojos hace tiempo, prometo no dejarte caer ningún día , prometo caminar de tu mano y agarrarte fuerte, muy fuerte para que jamás vuelvas a caer. Prometo ayudarte a brillar, porque se que tienes un alma pura y un corazón bonito y especial.

Nadie te abrazará por las noches con tantas ganas, nadie se quedará mirándote  cómo quien mira al infinito, nadie va a ser capaz de aprenderse el diccionario de tus silencios de memoria, o de saber que quieres decir cuando no dices nada.

Nadie será capaz de hacerte sonreír con tantas ganas y con tanto amor como lo haré yo. Dudo que alguien sienta lo que yo siento cuando te miro, aunque yo no sea capaz de explicarlo, dudo que vean en tus ojos ese algo que veo yo, dudo que te quieran tan fuerte… Tan de verdad.

Al final parece que aun siendo un saco lleno de defectos tengo una virtud y esa es que me quiero arriesgar a quererte, a mi manera, con peros, con dudas, con reproches, con discusiones, con rayadas…Pero quererte como no he querido a nadie. No se si para siempre, no se si por dos días.

No sé que vaya a pasar pero la verdad me emociona descubrirlo.

Sigue a Marre
Instagram
Facebook 
Twitter 
Youtube
Blog
marre@marremusic.com

Comments