La época del cero compromiso

Me duele vivir en una época en la que se puso de moda la falta de compromiso, en la que no querer nada serio se nos metió a la cabeza como algo normal y remplazo las llamadas telefónicas eternas, aquellas en las cuales, nos sentábamos en la cama y con el corazón a mil esperábamos que nos llamaran y duráramos horas hablando pendejadas.

Me duele mucho vivir en una época donde todos somos simplemente opciones, donde las relaciones dejaron de ser importantes, donde en cualquier momento terminas botado sin razones validas o con excusas ridículas.

Me duele mucho vivir en una época donde vivimos a punta de likes y mensajes instantáneos, que rabia que las primeras citas terminan entre sábanas y regalar flores o chocolates es una tontería.

Me duele que en esta época ya nadie se enamora a primera vista, ya la gente no es romántica, y ya no se escriben leyendas amorosas, o historias de amores imposibles.

Me duele vivir en una época en la que la mediocridad es el plato fuerte de la mayoría de las relaciones, porque todos tenemos un as bajo la manga y nada nos importa porque sabemos que cualquier cosa hay otra persona esperando su turno.

Me duele el corazón vivir en una época donde todo se olvida fácil, y nos hemos vuelto desechables, ya nada nos importa, la fidelidad se ha convertido en un mito, y ya nadie cree en eso.

Me duele mucho vivir en una época donde son muy pocos los que se atreven a amar, hoy en día nos parece mejor opción esconder nuestro corazón por temor a salir lastimados.

Me duele mucho vivir en una época donde ya no se lee poesía, donde no se dedican versos, o se escriben cartas a mano, hoy en día se conquista con memes e imagines sin sentido. Hoy en día las relaciones no duran más que un atardecer de verano.

Me duele vivir en una época donde ya no hay serenatas, hoy en día se le tacha de pendejo a quienes envían cartas, cantan, dibujan y se encargan de regalar momentos.

Me duele en el fondo del corazón vivir en una época donde le tenemos miedo al amor, y le quitamos el derecho a hacernos la vida más felices.

Será que las mujeres cómo yo, románticas, cursis, soñadoras, trabajadoras ya no existen?

Sigue a Marre
Instagram
Facebook 
Twitter 
Youtube
Blog
marre@marremusic.com

Comments