Arriesgar no estaba entre tus planes, o al menos, arriesgarte conmigo.

No sabes las noches que he tenido en estás ultimas semanas, he estado pensando en la manera de no llorar releyendo alguna de las cartas que nos escribíamos, he estado revisando nuestras fotos en el baúl de los recuerdos, lo único que nos quedaba intacto, esas fotos que me recuerdan que un día fuimos felices fuimos demasiado felices, pensar que lo teníamos todo, que no nos faltaba nada. No sabes las noches, que he tenido en estas semanas, lo difícil que ha sido parar y darme cuenta que ya no vas a volver. Me duele porque no sabes la mujer en la que me convertido. La mujer que siempre soñaste que fuera, una vieja pila, trabajadora, pero sin dejar de ser soñadora y emprendedora de la cuál te enamoraste. Soy yo quien sigue persiguiendo pétalos de rosas marchitas por esperar que formen otra vez una flor entera y preciosa. Pero ya no quedan ni siquiera semillas que vayan a florecer de un momento a otro. Ya no quedan pétalos que arrancar con un “Me quiere” . Todos los planes, todas las promesas, todas las palabras que dijimos; todo ha desaparecido como por arte de magia. Y joder, ¿tú me querías? ¿Ahora cómo le digo a esta cosa que tengo aquí dentro —sí en el pecho—, que tu corazón ya no es para mí ¿Cómo le digo a los pedacitos de corazón que me quedan que van a tener que sobrevivir a este caos absoluto sin la calma de tus brazos? Como le explico a mi corazón que ya no vas a volver, que tengo que seguir adelante y que las cosas van a estar bien. Incluso deberías ver la elegancia con la que digo “no” a cualquiera que no seas tú, a cualquiera que no tenga tus manos o tus ojos. Si es que me temblaba el mundo —y el alma— cuando te oía reír y ahora de eso no me queda nada. Supongo que, al fin y al cabo, todo termina, que arriesgar no estaba entre tus planes, o al menos, arriesgarte conmigo.

Sigue a Marre
Instagram
Facebook 
Twitter 
Youtube
Blog
marre@marremusic.com

Pic by @catmousephoto via @lyonastudio
Sweater @boohoo

Comments